Artículo original de PABLO MARTÍN SIMÓN & ÁLVARO BAYÓN aquí.

La crisis provocada por el Covid-19 pone en alerta a los grandes fondos; Santander, IAG e Inditex muestran el camino a otras compañías.

La peste coronavírica ha puesto en cuarentena a todo el tejido empresarial. Con la economía cerrada casi por completo, las empresas han visto cortada su fuente de ingresos y han puesto en marcha campañas masivas de reducción de costes laborales (a través de ERTE, fundamentalmente) y de revisión de su deuda. Pero esto no es suficiente. Tanto sus propios inversores como sus bancos de cabecera piden a los primeros ejecutivos que den ejemplo en cabeza propia. Reclaman una bajada masiva de sus sueldos y bonus para, al menos, dar ejemplo.

“La situación de emergencia global en las que nos encontramos precisa acciones de este tipo para dar un mensaje al mercado de que los consejos de administración no son ajenos a los problemas que acechan a nuestra sociedad. Los programas de reducción o revisión de costes que desgraciadamente muchas empresas están llevando a cabo deben abarcar a toda la organización; no tiene mucho sentido que una compañía este ajustado el sueldo de sus empleados y que no aplique la misma medida en el consejo de administración”, explica Carlos Sáez Gallego, country head en España de Georgeson, otro de los proxy solicitors más poderosos del planeta.

Por su parte, Juan Prieto, director general del proxy advisor español Corporance señala que este puede ser un buen momento para ajustar los planes de retribución de las empresas. Y apunta a dos claves: que estos planes de incentivos estén anclados en el largo plazo y ligados a unos objetivos concretos.

“Aquellos pagos en acciones de planes pasados que se vayan a realizar ahora, con un precio por acción muy castigado, es de esperar que se recorten para evitar un bonus gigante si se produce la esperada recuperación de la acción”, señala otro directivo de estos asesores. “Esto sería en función del sector y por tanto del impacto del Covid-19 en la cotización”, señala.

Deje su comentario

Your email address will not be published. Las casillas marcadas con * son obligatorias